Merlí: el profesor de filosofía que llegó al mundo a través de Netflix

La serie catalana sobresale en el retrato que hace de las capacidades adolescentes.

Por Alessandra Correia

57.jpg
Imagen de http://www.lasexta.com

La presente nota posee información que puede ser considerada spoiler (hasta la 2a temporada).

Merlí Bergeron es un profesor de filosofía catalán. Es directo, seguro de sí, poco convencional y dice todo lo que pasa por su cabeza, sin filtrarlo. También es arrogante, mujeriego y su forma de exponer las cosas puede ser interpretada como insensibilidad por los que le tienen aprecio. Su desconsideración por las normas de conducta le genera problemas con las autoridades del colegio en donde trabaja y mucho dolor de cabeza por los conflictos con los padres de los alumnos. Su mayor calidad es creer en el potencial de un grupo de adolescentes de la escuela pública secundaria en donde da clases: sus “peripatéticos”.

Merlí es una serie catalana de televisión exhibida por el canal TV3. Su éxito regional la llevó a ser adquirida por la red de streaming Netflix y, ahora, su primera temporada puede ser vista por gente de todo el mundo que tenga una cuenta en la plataforma. En Catalunya, ya va por el cuarto capítulo de la tercera temporada, en medio al conflicto político independentista de la comunidad autónoma española.  

La serie es protagonizada por el actor Francesc Orella, que brinda el equilibrio justo para que el personaje sea desafiador, irónico y carismático a la vez. El docente empieza la serie desempleado y desalojado de su departamento, motivo por lo cual tiene que resignarse a volver a vivir en la casa de su dramática madre, una actriz conocida por su apellido, “La Calduch”. La trama del personaje retrata la realidad de muchos españoles tras la última crisis mundial inmobiliaria del 2008 y que todavía afecta al país.

Para sumarse a la marea de transformaciones de las cuales se tiene que hacer cargo el protagonista, su hijo Bruno, con quien no tiene una relación cercana, va a vivir junto con ellos, una vez que la madre del adolescente y ex mujer de Merlí se muda a Roma. Además de la problemática padre e hijo, Bruno tiene que resolver sus propia batalla interna y asumir para sus amigos su orientación sexual gay.      

La dinámica de los episodios se apoya, cada uno, en las teorías de un filósofo o pensador(es); como ejemplo, va desde la Antigüedad con Aristóteles, Platón y los Presocráticos, hasta exponentes modernos como Descartes, Thomas Hobbes y Karl Marx. También sorprende con nombres como Judith Butler de la Teoría Queer, el Taoísmo chino o el filósofo esloveno de la actualidad Slavoj Zizek.

Pero ni todo son flores. La serie, por veces, no logra la profundidad necesaria para tratar algunos asuntos, en especial, las temáticas de género. El drama homosexual de Bruno y Pol no termina de desarrollarse con la salida precipitada del actor David Solans de la serie. Además, sobresalen los personajes masculinos sobre los femeninos, en especial, en la primera temporada. En la segunda, son presentadas nuevas mujeres, como la directora del instituto, Coralina que sustituye al antiguo director Toni. Sin embargo, si bien ella se posiciona desde una postura feminista como una mujer en posición de autoridad que intimida a los hombres, termina oprimiendo ella misma a una alumna, Berta, por considerar inadecuada su manera de vestirse de manera “muy sexual”.

Para un análisis crítico de las cuestiones de género de Merlí recomendamos la página Zena.cat. Sobre “machismo y estereotipos de género” y “la muerte del feminismo”.

El acierto de Merlí es no reducir los adolescentes a simples reproductores de contenido ajeno o a seres que solamente se interesan por cuestiones  superficiales, sino retratarlos como chicos capaces de pensar críticamente, desde que debidamente estimulados. Si bien son presentadas problemáticas adolescentes como el conflicto con los padres o el descubrimiento del amor y de la sexualidad, la serie no los restringe a eso. La fórmula tradicional de enseñanza, con un profesor parado en frente a clase en posición de superioridad dictando un contenido a ser repetido por los alumnos como loros ya no funciona. Merlí desafía ese concepto, dialoga con los peripatéticos y hace con que ellos lleguen a sus propias conclusiones.

¿Quiénes se destacan?

merlí

Merlí   

La representación de Francesc Orella sobresale. Logra construir un personaje creíble y adorado, a pesar de sus imperfecciones. El público es atraído y estimulado como sus alumnos.

pol

Pol   

 De todos los adolescentes de la serie, Carlos Cuevas interpreta un personaje complejo de quien no se terminó de descubrir todas sus facetas. Es el más grande de los peripatéticos y demuestra cómo la fórmula convencional de enseñanza es excluyente y está saturada. Un chico con gran potencial, casi desperdiciado. Entre problemas económicos familiares y la dificultad de expresar sus sentimientos y sexualidad, Pol es más que el galan de la secundaria.

1441368404280

Eugeni

Es uno de los personajes que presenta mayor evolución entre la primera y la última temporada. Es la antítesis de Merlí, pero logra ablandarse luego de un inicio confrontativo con el profesor de filosofía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: